Créditos rápidos con ASNEF

Créditos-rápidos-ASNEFLa endeudada economía familiar y la situación laboral de muchos hogares ha provocado que solicitar un préstamo personal sea toda una aventura, bien porque no tenemos capacidad para devolverlo, bien porque estamos incluidos en algún fichero de morosos. En cualquiera de los dos casos, los bancos y cajas nos cerrarán la puerta. Esta situación ha favorecido el florecimiento de pequeñas empresas financieras, de capital privado, que se comprometen a conceder créditos rápidos con ASNEF, sin tener que presentar documentación y sin tener que dar explicaciones en cuanto al destino del dinero.

La principal característica de este nuevo negocio radica en que los importes que prestan suelen ser muy pequeños, por lo que el riesgo de impago que corren es mínimo y por ello no les importa demasiado que el cliente figure en ASNEF. Lo que sí hay que tener muy claro es que estos créditos rápidos no van a sanear nuestra economía. Dado que son importes no muy relevantes, que el plazo de devolución no es muy largo y los tipos de interés altos, lo único que conseguiremos es poner remedio a una carencia económica puntual. Recurrir a los préstamos rápidos con regularidad empeorará nuestra situación económica, porque tarde o temprano nos veremos obligados a desatender algún pago, con todo lo que ello conlleva.

Si necesitamos solicitar dinero rápido, encontraremos en la red tantas ofertas que nos será difícil elegir. Con independencia de que analicemos las condiciones de cuota, tipos de interés, plazo, etc., de cada entidad, lo más conveniente es elegir empresas que estén autorizadas para desarrollar esta actividad, y si están sometidas a algún tipo de arbitraje de consumo o similar con el que poder defender nuestros derechos en caso de conflicto, mejor. Empresas como microcrédito garantizado, ofrecen en su web toda la información que necesitamos para estar seguros de que están autorizadas para conceder créditos rápidos con ASNEF. Por contra, el teléfono de contacto es un teléfono premium (807), lo que encarecerá nuestra operación considerablemente. Empresas como Pepedinero, disponen de un 902 para realizar la contratación, que es bastante más asequible. Cashper, también fiable como empresa, ofrece un número de teléfono de tarificación normal, por lo que, en muchos casos y dependiendo de nuestro operador, la llamada no nos costará nada.

Hay empresas que imponen como requisito que confirmemos nuestra solicitud por sms. Cuidado en estos casos, porque es posible que los mensajes sean Premium, y tengamos que enviar más de uno.

Como última consideración, debemos desconfiar de los anuncios de prestamistas particulares, porque el índice de estafa es mayor. En caso de que optemos por solicitar el crédito a un prestamista privado, debemos extremar las precauciones y nunca adelantar dinero bajo el pretexto de abonar gastos de gestión o de cualquier otra índole. Buscar en internet referencias u opiniones de otros clientes, nos puede aportar cierta seguridad a la hora de contratar.